Yaras Corp. celebra dos décadas de crecimiento sólido y continuo

Posted by Saray Lopez on

Saray Lopez, VP, y Roberto Fuenmayor, presidente de Yaras Corp. (Suministrada)

Saray Lopez, VP, y Roberto Fuenmayor, presidente de Yaras Corp. 

La compañía tiene la única fábrica de carritos de compras en el Caribe

Hay historias de éxito que al ser contadas dan la impresión de haber sido destinadas y guiadas, en su desarrollo, a cada uno de sus logros. Así pareciera ser para Yaras Corp., que hace veinte años nació como un proyecto para una clase universitaria y se transformó en una empresa innovadora y líder en su industria.

Exportando productos y servicios actualmente a México, Aruba, Colombia, República Dominicana y Florida, Yaras Corp. comenzó como compañía sin taller o herramientas, solo con un buen plan de negocios de su fundador Roberto Fuenmayor, quien llegó de Venezuela en el 1997 para hacer una carrera universitaria en administración de sistemas de aviación para ser piloto. Simultáneamente, hizo un segundo bachillerato en gerencia de aviación, seguido del postgrado en gerencia con una especialidad en recursos humanos.

Mientras estudiaba, Fuenmayor trabajaba a tiempo parcial removiendo losetas de los pisos de los supermercados. En medio de sus labores, escuchaba las quejas constantes de la clientela por el mal estado de las ruedas de los carritos de compra, independientemente del lugar o del pueblo en el que estuviese. Es por ello que, en el 2000, cuando su profesor de economía le asignó la creación de una compañía ficticia que atendiera y resolviera algún problema, ya él tenía identificado la necesidad de un servicio que arreglara y diera mantenimiento a estos.

“Cuando estuvo listo, pensé en por qué no entregarlo a una compañía de verdad. Ahí fue cuando le cambié el nombre y lo llevé a Empresas Cordero Badillo. A los dos días me llamaron para reunirnos. Ahí comenzó la historia de Yaras Corp. como una compañía de servicio y reparación de carritos de supermercados”, comentó Roberto Fuenmayor, presidente y fundador de Yaras Corp.

Valiéndose de sus destrezas mecánicas y sus conocimientos en soldadura, puesto que desde niño aprendió a arreglar todo tipo de cosas, así como a soldar en el taller de sus tíos en Venezuela, hacía las reparaciones en los almacenes de sus primeros clientes. Luego, montó su área de trabajo en la marquesina de su casa. Así comenzó a darle servicio a los supermercados Pitusa, cuya relación permanece a través de las ferreterías National Lumber & Hardware, al desaparecido Grande, Econo y a Sam's Club, que lo llevó a obtener su primer contrato con Walmart en el 2004 y, por consiguiente, con Amigo. 




El 2005 fue un año importante para el crecimiento de la compañía, con la adquisición de su local, donde se relocalizaron y continúan sus oficinas y almacén en la carretera #2 en Bayamón. Con esta mudanza, entró a laborar como administradora Saray López, esposa de Fuenmayor y cuyo nombre inspira el de Yaras, al ser el suyo al inverso. La llegada de López a la empresa trajo consigo una muy necesaria estructura organizacional con la creación del departamento administrativo, la automatización de procesos de ventas, facturación, contabilidad y recursos humanos. Además, tuvieron el gran acontecimiento del nacimiento de su primer hijo.

“Yo conozco a Saray desde que nació”, dijo Fuenmayor. “Nos conocemos desde Venezuela. Sus padres son pastores, igual que los míos, y ellos hacían actividades juntos, de las iglesias que dirigían en el país, donde nos encontrábamos. Cuando ella tenía quince años, hablé con sus padres (para ser novios). Continuamos el noviazgo, yo vivo aquí. Pasaron cinco años que yo viajaba todas mis vacaciones a Venezuela y ella, en las suyas, venía con su mamá. Así nos podíamos ver dos veces al año, hasta que, por fin, ella me pidió el matrimonio”, contó bromeando, a lo que su esposa, desde hace 18 años, reaccionó riendo.

Diversificación de Yaras Corp.

La diversificación del negocio comenzó con la alianza que establecieron con una compañía en China en el 2006 para fabricar otros equipos que no fueran carritos de compra, como los carretones conocidos como U Cars y otros, como los que se usan en los departamentos de carnicería, panadería y en almacén para mover su propia mercancía.

“Todas estas cosas las hemos desarrollado juntos en la fábrica que tenemos en China, con la intención de mantener una calidad con estándares americanos, pero con unos precios competitivos para poder mantenernos como líderes en la industria del mercado de Puerto Rico”, explicó Fuenmayor, quien comenzó a hacer relaciones con fábricas y marcas en China en el 2009. “Hoy contamos con nuestra propia fábrica en China. Allí hacemos otros componentes que traemos y ensamblamos aquí. Trabajamos en nuestra marca Yaras Lift, que incluye pallet jacks y carros de almacenes”, añadió.

Entre esas alianzas que han permitido que Yaras siguiera creciendo, en el 2014, se convirtieron en el centro de servicios autorizado de Amigo Mobility, una de las compañías americanas más antiguas de la industria del retail. “Nos convertimos en su representante en Puerto Rico y el Caribe. Nosotros somos los agentes autorizados para las piezas y los mecánicos certificados para reparar esos carros”, indicó Fuenmayor.

Nuevas etapas, nuevas empresas

El desarrollo de una empresa no tiene límites si sus dirigentes tienen la voluntad de hacerla crecer. Es por ello que el dúo Fuenmayor-López fundaron dos nuevas empresas: Yaras Venezuela, en dicho país, y Yaras del Caribe, en República Dominicana, en el 2010 y 2016, respectivamente. Ambas ofrecen los mismos servicios de venta, reparación y mantenimiento de carritos de compra que Yaras Corp., pero operan de forma independiente una de las otras.

Por otra parte, tras recibir su primer préstamo comercial en el 2016, invirtieron en maquinaria para poder establecer la primera planta de manufactura de carritos de compra del Caribe en Puerto Rico. Es entonces que, en el verano del 2017, nació Valero como una compañía separada de Yaras Corp., por lo cual una fabrica los productos que la otra distribuye. Sus operaciones se vieron interrumpidas por los daños que dejó el huracán María, pero se reiniciaron en el 2018.

Con Valero, que viene de la unión de los nombres de sus hijos, Valentina y Roberto, se les otorgó la Ley de Incentivo Económico, que fue la llave que le abrió la puerta para poder negociar y tener el poder adquisitivo para ir a otros mercados fuera de Puerto Rico. Así, también, comenzaron a recibir, junto a Yaras Corp., el apoyo asesor y financiero de la agencia federal Primex Manufacturing, para que puedan estar en un nivel económico y profesional competitivo en el mercado internacional. 

Ese mismo año, también, ambas compañías se unieron a MIDA, Hechos en Puerto Rico y a la Asociación de Industriales, de la cual Fuenmayor recibió este año el reconocimiento de Industrial del Año, en la zona metro-oeste.

Productos y ofrecimientos nuevos

Tras participar de una importante exposición en Alemania, a la que Fuenmayor asistió en enero, se añadió a sus ofrecimientos una pintura que incluye un recubrimiento antimicrobiano en polvo, que protege la cubierta de los carritos de compra y los mantiene higienizados.

“También comenzamos a representar una línea de carritos plásticos europeos antimicrobianos. Tenemos nuevos productos, dirigiéndonos a compañías y supermercados más pequeños, y pensando en otras industrias, como las farmacéuticas”, comentó Saray López, vicepresidenta de Yaras Corp. y presidenta de Valero.

Por otro lado, Valero está en pleno desarrollo, ampliando sus instalaciones y adquiriendo nuevas maquinarias que permitirán aumentar su nivel de producción de 250 carritos diarios a 650. Por lo que Yaras Corp. se apresta a la consolidación de departamentos, en preparación para impulsar a Valero.

El corazón de Yaras Corp.

La razón de ser de Yaras Corp. es el servicio y no se limita a los negocios. Servirle a la comunidad es uno de los principios intrínsecos de la compañía como de sus dueños. Por ello, la empresa se rige en unos valores que, según Fuenmayor, son el respeto, servicio, lealtad, crecimiento e innovación.

Dentro de esos valores, se ha establecido, en cada una de las empresas del binomio Fuenmayor-López, el Diezmo de Yaras, que es una partida presupuestaria destinada a ciertas fundaciones. “Nosotros somos cristianos y dentro de la labor social, Yaras participa y ayuda a distintas organizaciones locales e internacionales”, explicó López.

Toda empresa exitosa y fructífera depende de personas claves que hacen posible su nacimiento, desarrollo y crecimiento. Los padres de Fuenmayor fueron las primeras figuras esenciales para su emprendimiento. Sin embargo, es Saray López la que le ha dado forma a la visión de su esposo.

“Mi esposa, que ha creído en este proyecto, trabajando en familia, por una misma visión. Cuando tienes una persona que está contigo, que está dentro del sueño y te ayuda a solucionar lo que es real y lo que es ficción, se crean un conjunto de elementos que le dan fortaleza a ese sueño, a ese emprendimiento y ese objetivo”, dijo Fuenmayor. “Mis padres son un elemento y el segundo, por orden de llegada al proyecto, es el trabajo en equipo que mi esposa y yo hemos podido lograr”, añadió.

“Yo he podido encontrar mi espacio y mi lugar en Yaras y en Valero. Amo cada vez que lo oigo hablar de un sueño nuevo, ver cómo eso lo vamos formando como un rompecabezas. Entre nosotros no hay competencia. El mismo respeto que yo le doy a él, me lo da a mí. La verdad es que hemos hecho un buen team y creo que es porque está basado en el respeto, estamos claros en quienes somos y en lo que queremos lograr en la compañía, sin competencias”, estableció López.

Metas a futuro

La solidificación de los clientes que están teniendo en México, Aruba, República Dominicana y Colombia es la meta inmediata. Además, entrar al mercado estadounidense, a través del noreste del país, entre Florida, Nueva York y Nueva Jersey. “En esta parte hay unos mercados hispanos que ya estamos trabajando, para poder llevar a Yaras a Estados Unidos”, compartió Fuenmayor. "Nuestra meta es consolidarnos en la industria del retail como suplidores medidos en nuestra categoría y en el mercado internacional, que ahora estamos dando nuestros primeros pasitos”, añadió.

“En diez años quiero que digan que los carros que hacen en Puerto Rico son los mejores del mundo. Yo quiero que resaltemos a nuestra nación, que Puerto Rico vuelva a estar en alto, en todas las cosas”, concluyó.

Para más información, llame al 787-288-6633 y para cotizaciones acceda a la página web YarasCorp.com.

 


Este contenido comercial inédito fue producido y/o redactado en su totalidad por el cliente. GFR Media BrandStudio no se responsabiliza por el contenido de esta publicación.


Share this post



← Older Post Newer Post →